Ancas de rana en salsa de tomate

Hoy vuelvo con otra exquisita receta que no todo el mundo se atreve a probar. Ancas de rana en salsa de tomate. Una carne muy fina, rica en vitaminas, baja en calorías y tiene muy buenas propiedades según podemos leer por Internet. Hoy día son de criaderos y las venden congeladas en algunas tiendas de pescados y mariscos congelados. Se pueden hacer de varias formas, al ajillo, en salsa, rebozadas y fritas…. Yo os dejo hoy como siempre todo el paso a paso en salsa de tomate.

INGREDIENTES:
1 kg de ancas de rana
2 cebolla medianas
1 pimiento verde
7 dientes de ajo
Una cucharadita de pimentón de la vera dulce
Una poquita pimienta molida
Una lata de tomate triturado 800 gr aprox
Una cucharada sopera de azúcar
Sal
Aceite de oliva
2 hojas de laurel
Una cucharadita de pimiento choricero (opcional)
Perejil picado (opcional)

PROCEDIMIENTO:

Lo primero que haremos es trocear muy chiquito y reservar la cebolla, los dientes de ajo y el pimiento verde. Seguidamente enjuagamos y secamos bien las ancas. Si son muy grandes se pueden cortar por la mitad y separar las patas en dos, las secamos muy bien. Seguidamente en una sarten o cazuela se pasan a la plancha con un poquito de aceite de oliva, se trata de pasarlas un poco vuelta y vuelta sin que lleguen a hacerse mucho ya que luego se terminan de guisar en el tomate y es una carne muy tierna que se deshace muy pronto. Una vez todas pasadas por la plancha se reservan. En la misma cazuela aprovechando ese aceite comenzamos con el sofrito, añadiendo los ajitos picados, una vez que tomen un color dorado se agrega la cebolla, una vez pochada y moviendola de vez en cuando agregamos el pimiento verde y opcional la cucharadita de pimiento choricero (le da un gusto y aroma muy rico). Una vez sofrito el pimiento se añade las hojas de laurel, la cucharadita de pimentón de la vera y seguidamente tras unos segundos para que no se queme el pimentón se le agrega el tomate triturado, añadimos sal al gusto y lo ponemos a fuego lento para que se nos haga mejor. Aunque tarde mas no tiene comparación una comida guisada a fuego muy lento que si lo hacemos a fuego fuerte. Una vez pasado unos minutos agregamos la cucharada de azúcar para contrarrestar la acidez del tomate y le da un toque muy particular. Una vez disuelta el azúcar y pasado unos diez minutos añadimos las ancas de rana para que se terminen de poner tiernas, pimienta molida al gusto para darle un toquecito de pique, tambien se podría sustituir por una guindillita. Se mueve de vez en cuando y le añadimos un poco de perejil picado. Y pasado un tiempo comprobamos que estén tiernas las ancas y que no se nos deshagan, llegado este punto ya habremos terminado y lo apartamos. Yo suelo dejarlo de un día para otro. Como todos los guisos con salsas estará mejor, yo suelo acompañarlo con unas patatas fritas. Todo un manjar que os aconsejo probéis si tenéis ocasión. Esperando que os guste hasta la próxima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s