Ancas de rana en salsa de tomate

Hoy vuelvo con otra exquisita receta que no todo el mundo se atreve a probar. Ancas de rana en salsa de tomate. Una carne muy fina, rica en vitaminas, baja en calorías y tiene muy buenas propiedades según podemos leer por Internet. Hoy día son de criaderos y las venden congeladas en algunas tiendas de pescados y mariscos congelados. Se pueden hacer de varias formas, al ajillo, en salsa, rebozadas y fritas…. Yo os dejo hoy como siempre todo el paso a paso en salsa de tomate.

INGREDIENTES:
1 kg de ancas de rana
2 cebolla medianas
1 pimiento verde
7 dientes de ajo
Una cucharadita de pimentón de la vera dulce
Una poquita pimienta molida
Una lata de tomate triturado 800 gr aprox
Una cucharada sopera de azúcar
Sal
Aceite de oliva
2 hojas de laurel
Una cucharadita de pimiento choricero (opcional)
Perejil picado (opcional)

PROCEDIMIENTO:

Lo primero que haremos es trocear muy chiquito y reservar la cebolla, los dientes de ajo y el pimiento verde. Seguidamente enjuagamos y secamos bien las ancas. Si son muy grandes se pueden cortar por la mitad y separar las patas en dos, las secamos muy bien. Seguidamente en una sarten o cazuela se pasan a la plancha con un poquito de aceite de oliva, se trata de pasarlas un poco vuelta y vuelta sin que lleguen a hacerse mucho ya que luego se terminan de guisar en el tomate y es una carne muy tierna que se deshace muy pronto. Una vez todas pasadas por la plancha se reservan. En la misma cazuela aprovechando ese aceite comenzamos con el sofrito, añadiendo los ajitos picados, una vez que tomen un color dorado se agrega la cebolla, una vez pochada y moviendola de vez en cuando agregamos el pimiento verde y opcional la cucharadita de pimiento choricero (le da un gusto y aroma muy rico). Una vez sofrito el pimiento se añade las hojas de laurel, la cucharadita de pimentón de la vera y seguidamente tras unos segundos para que no se queme el pimentón se le agrega el tomate triturado, añadimos sal al gusto y lo ponemos a fuego lento para que se nos haga mejor. Aunque tarde mas no tiene comparación una comida guisada a fuego muy lento que si lo hacemos a fuego fuerte. Una vez pasado unos minutos agregamos la cucharada de azúcar para contrarrestar la acidez del tomate y le da un toque muy particular. Una vez disuelta el azúcar y pasado unos diez minutos añadimos las ancas de rana para que se terminen de poner tiernas, pimienta molida al gusto para darle un toquecito de pique, tambien se podría sustituir por una guindillita. Se mueve de vez en cuando y le añadimos un poco de perejil picado. Y pasado un tiempo comprobamos que estén tiernas las ancas y que no se nos deshagan, llegado este punto ya habremos terminado y lo apartamos. Yo suelo dejarlo de un día para otro. Como todos los guisos con salsas estará mejor, yo suelo acompañarlo con unas patatas fritas. Todo un manjar que os aconsejo probéis si tenéis ocasión. Esperando que os guste hasta la próxima

Rabo de toro al vino tinto

Hoy vuelvo con una receta muy típica de mi tierra, rabo de toro. Una receta que como podéis ver por Internet hay muchas formas de hacerlo, con unas especias u otras, con mas o menos verduras etc etc. Yo os dejo el paso a paso que he realizado de forma tradicional y casero. Sin olla exprés, a fuego lento que es como salen las comidas mas buenas y esta vez con vino tinto.

Ingredientes:

Un rabo de toro troceado
Una cebolla grande
8 o 9 dientes de ajo
3 tomates
2 pimientos verdes medianos
1 pimiento rojo mediano
3 hojas de laurel
Un buen vaso de vino tinto
Un clavo (especia)
Una cucharadita pequeña de comino
Una cucharadita pequeña de nuez moscada
Una poquita pimienta molida
Una cucharadita pequeña de pimentón de la vera
Una pastilla de caldo concentrado (opcional)
3 zanahorias
Sal al gusto
Aceite de oliva

Procedimiento: Lo primero que haremos es preparar, picar y reservar el sofrito. Para lo cual picaremos los ajos, cebolla, pimientos, tomate y cortaremos a rodajas las zanahorias. Seguidamente en una cazuela sellamos los trozos de rabo de toro en un buen chorreón de aceite de oliva y reservamos, previamente salpimentados. En ese mismo aceite sofreímos los ajitos, cuando empiecen a tomar un color doradito agregamos la cebolla y pochamos hasta que tome un color amarillento o transparente, a continuación añadimos los pimientos verdes y rojos y seguimos moviendo de vez en cuando para que no se nos queme. Cuando ya tengamos sofreídos los pimientos agregamos el tomate troceado y las hojas de laurel. Seguimos rehogando el sofrito hasta que se nos haga el tomate y a continuación añadimos los trozos de rabo de toro reservada anteriormente y las zanahorias. Rehogamos todo unos cinco minutos y a continuación agregamos el vino tinto, movemos de vez en cuando y a un fuego medio fuerte para que evapore el alcohol, seguidamente añadimos las especias antes mencionadas, clavo, pimentón de la vera, comino, nuez moscada, pimienta molida y sal al gusto, el caldo concentrado (opcional) y cubrimos de agua y dejamos hervir a fuego lento teniendo la precaución de ir moviendolo de vez en cuando para que la gelatina que suelta la carne no se nos pegue y queme el guiso. Yo suelo moverlo cada cinco o diez minutos y añadiendo agua. Cuando la carne este casi tierna, sino queremos encontrarnos los trocitos de verdura se puede sacar los trozos de carne y pasar por la batidora toda la salsa incluido las rodajas de zanahoria. Una vez triturada la salsa volvemos a añadir la carne y continuamos a fuego lento hasta que la carne se despegue del hueso, ese sera el punto que nos indicara que el guiso esta terminado. Si os sirve de referencia estuvo hirviendo unas tres horas y algo aproximadamente, todo dependerá también de la calidad y el tamaño de los trozos.

Otra forma de hacer esta carne es en la olla rápida o exprés, de esta forma se tardaría mucho menos tiempo, ahora si disponéis de tiempo y queréis comparar, observareis que no tiene nada que ver, que de esta forma esta mucho mas rico y si se hace y dejamos unos días en la nevera mejor, como todas las comidas con salsas. Espero que os guste y hasta la próxima

20181005_115752

 

Solomillo relleno en salsa

Para no comer siempre lo mismo y de la misma forma y asi no caer en la rutina os dejo hoy otra receta de solomillo de cerdo, esta vez relleno y al horno con salsita de champiñones y jamon. Os dejo como siempre todo el paso a paso

Ingredientes:

2 Solomillos de cerdo
2 Pimientos verdes
Unos tacos de jamon
Unos trocitos de queso gorgonzola (puede ser del que mas os guste)
Laminas finitas de panceta iberica salada (opcional)
Unas lonchas de tranchetes de queso
Aceite de oliva
Un vasito de vino blanco
Sal

 

Para la salsa

6 dientes de ajo
Una cebolla
Una pastilla de caldo
Unos trocitos de jamon
Una latita de champiñones laminados
Un vasito de vino blanco
Un vaso de agua
Sal
Aceite de oliva
Pimienta molida

Procedimiento:

Lo primero que haremos es enjuagar bien los solomillos y retirarle la posible grasa que tenga alrededor. Seguidamente pasaremos a abrirlos y extenderlos lo mas posible con la precaucion y cuidado de que no se nos rompa, para lo cual nos ayudaremos del cuchillo y del mazo de madera para golpear y extender el solomillo. Si no sabeis y teneis opcion que os lo haga vuestro carnicero o alguien de confianza, la receta creo que merece la pena. Una vez bien abiertos y extendidos añadimos sal al gusto, no mucha teniendo en cuenta que lleva jamon, por uno de los extremos colocaremos picado a trocitos no muy grandes el pimiento verde, los taquitos de jamon, el queso y la panceta (opcional), seguidamente colocamos a tiras a todo el largo los tranchetes y ya solo nos quedara ir liando bien apretadito y con las dos manos a la vez teniendo en cuenta de remeter los extremos para que no se nos salga el relleno y nos quede un rollito perfecto. Una vez terminado los rollitos los colocaremos con la junta hacia abajo en una bandeja grande apta para el horno. Mientras precalentamos el horno a 180 grados le añadimos un chorreon de aceite y con la ayuda de una brocha de silicona untamos los solomillos, agregamos un vasito de vino blanco y lo metemos al horno. Cuando empiece a tomar color la carne asada iremos de vez en cuando con la ayuda de la brocha untando del jugo por arriba de los rollitos para que no se nos resequen mucho y asi tome el gusto por todos los lados y se queden bien jugosos.

Mientras se asa la carne un poco en el horno vamos a ir con la salsa de champiñones y jamon, para lo cual picaremos como siempre muy bien los dientes de ajo, la cebolla y el jamon a taquitos, en una sarten comenzaremos dorando los ajitos en un chorreon de aceite de oliva, seguidamente añadimos la cebolla, una vez pochada le agregamos el jamon, sal y pimienta al gusto (sal sera muy poquita teniendo en cuenta que lleva jamon y la pastilla de caldo que tambien suele aportar su toque salado). Tras pasar unos minutillos agregamos los champiñones laminados y la pastilla de caldo. Removemos un poco para integrar bien todo y seguidamente añadiremos el vasito de vino blanco. Dejamos cocer unos minutillos para que evapore el alcohol y por ultimo añadimos el vaso de agua, dejamos reducir a fuego medio y una vez terminado pasamos por la batidora con la idea de agregar y cubrir los solomillos. Dejamos una vez todo en el horno unos minutos mas hasta que se nos termine de hacer el solomillo. En mi horno si os sirve de referencia ha estado aproximadamente una hora y cuarto, aunque no todos los hornos son iguales.

A continuacion ya solo nos quedara cortar y servir con la salsa espesita que se nos a quedado con un rico sabor a champiñones, una mezcla de sabores entre la carne, el queso ,el pimiento y la salsa que hara que no se olviden de nuestro plato. Como siempre digo estas comidas se pueden servir con patatas y si es de un dia para otro mejor, las salsas estaran mas ricas. Espero que os guste y hasta la proxima.

 

Rollitos de col rellenos de carne (Sarmale)

Aqui os dejo mi siguente receta para la coleccion. Rollitos de col rellenos de carne. Hace tiempo que queria hacerla y por fin me decidi a realizarla, una receta muy laboriosa que lleva mucho tiempo ya que es muy entretenida, pero cuando a uno le gusta la cocina no importa el tiempo que necesite, es una satisfaccion cuando la ve uno al final en el plato. He visto muchas formas de hacerla en youtube, y como siempre tras varios videos y cogiendo unas cosillas de un video y otras de otro os dejo mi receta en particular.

Es una receta tipica de Rumania. Segun he leido es muy tipica en importantes acontecimientos como bodas o fiestas navideñas. Alli se llama Sarmale. Tambien es tipica en zonas arabes, aunque la denominen con otro nombre (Malfuf o Malfuf Mahshi) y le cambien algun ingrediente. Espero que os guste si os decidis a realizarla. Os dejo mi paso a paso como siempre.

Ingredientes:

Una col o repollo grande
1 Kg de carne picada de ternera
Un vaso de arroz redondo
2 cebollas medianas o una grande
8 o 9 dientes de ajo
Un huevo
Unas cucharadas de tomate frito
Unas cucharadas de tomate triturado natural para el caldo
Una cucharadita de pimiento choricero
Una cuhcaradita de pimenton de la vera
Una cucharadita de nuez moscada
Una cucharadita de pimienta molida
Una cucharadita de canela molida
Un par de cucharadas de perejil
Un par de cucharadas de tomillo
1 litro de caldo (yo use esta vez caldo concentrado en pastillas)
Aceite de oliva
Sal

Con estas cantidades me sobro relleno para otra vez, pero como no hay ningun tipo de problema por congelarlo ya es un trabajo menos para la proxima vez que lo haga

Procedimiento:

Lo primero que haremos es poner a hervir agua abundante con una poca de sal para que las hojas de la col o repollo se nos pongan blandas y manejables sin que lleguen a romperse. Para ello hay varias formas si no se despegan bien en frio podemos echar la col entera en el agua hirviendo una vez que le hayamos cortado el tronquito de la base. Se despegaran mejor las hojas, si salen bien las hojas en frio, como fue mi caso, las fui echando en agua hirviendo durante unos 4 minutos mas o menos, hasta que veamos que empiezan a quedarse blanditas. Las vamos sacando a enfriar y reservamos. Por otro lado vamos picando muy fino para el sofrito los dientes de ajo y la cebolla. Comenzamos dicho sofrito rehogando los ajitos picados en un buen chorreon de aceite de oliva, sin que lleguen a dorarse del todo agregamos la cebolla picada, una vez pochada le agregamos una poca de sal y la cucharadita de pimenton choricero. Una vez bien integrado apartamos del fuego. Esta receta tambien admitiria en el sofrito unos trocitos de pimiento verde y rojo, yo esta vez opte por el pimiento choricero.

Por otro lado echamos el vaso de arroz en agua para lavar el grano durante unos diez minutos aproximadamente. Mientras trascurre dicho tiempo aliñaremos la carne, para lo cual añadiremos el huevo, el sofrito anterior, las especies antes mencionados y el tomate frito. Por ultimo le agregaremos el arroz colado y enjuagado. Removemos bien todo durante unos minutos y dejamos reposar mientras preparamos las hojas de col. Lo primero que haremos es por la parte mas rugosa, es decir la de atrás quitaremos el tronquito o centro de la hoja que es lo mas duro, para que no nos entorpezca al hacer el rollito como podéis ver en las fotos. A continuación picaremos chiquito el centro de la col que tendrá las hojas muy pequeñas y los tronquitos que hemos quitado a las hojas para usarlos posteriormente.

Una vez llegado a este punto comenzaremos a rellenar las hojas. Echando unas cucharadas de la masa en un extremo y liandolo poco a poco y metiendo los lados hacia dentro para terminar como si de un rollito de primavera se tratara lo iremos enrollando. Se reservaran todos los rollitos y continuaremos la receta echando la mitad de la col picada en una cazuela grande y colocando todos los rollitos bien juntos unos con otros con la parte final hacia abajo para que no se abran. Una vez todos bien puestos en una o dos capas se cubren con la otra mitad del picado de col anterior. Por ultimo solo nos quedara añadir el caldo hasta cubrir y unas cucharadas de tomate triturado, taparlos presionados con un plato o recipiente con peso para que no se suban al hervir y dejarlos una vez el caldo hirviendo unos 55 minutos a fuego medio. Cuando se consuma el caldo y reduzca estarán listos para servir. Todo un manjar que merece la pena aunque lleve mucho tiempo en cocina. Seguramente si conocéis la receta depende de donde sea su origen le añaden algún ingrediente mas o menos, yo lo he visto con carne de codillo de cerdo para acompañar, con bacon, con ternera o simplemente así solos y acompañados de la col picada en el guiso. Esperando que os guste hasta la próxima

Solomillo de atún en salsa de perdiz

Hoy vengo con una receta muy tipica por la zona manchega segun he visto y leido por internet. Yo la probe en un bodegon en la zona de huelva y esta riquiiisima. Se llama solomillo de atun en salsa de perdiz, para mojar pan y no parar en la salsa, y si es de un dia para otro mejor. Dicho nombre de la salsa le viene segun he leido, y os dejo como dato curioso por la zona de la mancha, ya que se usa mucho para las carnes de caza. Os dejo todo su paso a paso como siempre.

Ingredientes:

750 gr de solomillo de atun
6 o 7 dientes de ajo
Una cebolla grande
2 hojas de laurel
Una poquita de pimienta molida
300 ml de caldo de pescado (o una pastilla de caldo concentrado de pescado y agua)
Un vasito de vino blanco o manzanilla (yo use Doblas de moriles. cordoba)
Una cucharada sopera de harina
Un puñaito de almendras
Un puñaito de pistachos
Un poquito de perejil picado (opcional)
Aceite de oliva
Sal

Procedimiento:

Lo primero que haremos es cortar los solomillos de atun en trocitos y ponerlos en una cazuela poco a poco con un buen chorreon de aceite de oliva para sellarlos, un minuto por cada lado, previamente con una poquita sal, una vez bien sellados por todos los lados segun el grueso que tengan reservamos. Por otro lado picamos en juliana o muy chiquito la cebolla y los dientes de ajo en laminas y reservamos igualmente. Una vez con todo preparado podremos empezar con nuestro guiso para lo cual en el mismo aceite de la cazuela del atun y si hay poco agregamos mas añadimos la cebolla, cuando este medio pochada agregamos las hojas de laurel y los ajitos laminados, seguimos rehogando hasta que se sofria todo. A continuacion agregamos la harina para que se tueste un poco, tambien se puede añadir despues del vino, si la tostais por otro lado como yo hice en otra sarten. Una vez incorporada la harina al sofrito se le agrega el vasito de vino blanco y dejamos evaporar el alcohol a fuego medio. Pasado unos minutos agregamos el caldo de pescado y dejamos reducir un poquito, probamos de sal por si tuvieramos que rectificar, ya que el caldo suele llevar sal, añadimos pimienta molida al gusto.

Pasamos toda la salsa por la batidora para no encontrarnos los trocitos de ajo y cebolla por si no les gusta a vuestros comensales. Volvemos a poner al fuego la salsa batida con las dos hojas de laurel y añadimos los pistachos y almendras previamente picado como si fuera crocante, los frutos secos le dan un toque muy rico. Pasado un par de minutos agregamos los trozos de atún reservados anteriormente con el jugo que pudieran haber soltado y dejamos hervir una media hora a fuego medio bajo. Teniendo en cuenta de moverlo de vez en cuando para que no se pegue y retirar cuando reduzca y se quede un poquito espesa la salsa. Antes de retirarlo se le puede añadir opcional perejil picado. Un platazo que es muy típico por aquí acompañarlo de unas patatas panaderas al horno con cebolla o con arroz blanco. Si tenéis ocasión de hacerla no dudéis que no os arrepentiréis

 

 

 

Arroz caldoso con bogavante y gambas

 

Por fin llego el dia que me decidi a realizar esta maravillosa receta. Arroz caldoso con bogavante y gambas. Son muchas las veces que lo he visto en los restaurantes y a un precio algo razonable y no muy economico, hoy entiendo su porqué, debido a la elaboracion que tiene y los ingredientes que lleva.
Asi como comentaros que hay muchas recetas y formas de hacerlo segun he leido y visto por internet. Yo os dejo la mia, la que he ido cogiendo de una y otra receta hasta llegar al siguiente paso a paso. Antes de continuar quiero deciros que si compramos el bogavante congelado es bastante mas economico aunque algunos puedan decir que no es lo mismo. El sabor es muy parecido y nos da el apaño. Yo lo compre congelado y os puedo decir que si seguiis el paso a paso de la receta os saldra una receta impresionante con un sabor y olor exquisito. Todo un manjar. Repetiremos seguro.

Ingredientes:

Un bogavante
300 gr d gambas peladas
Un vaso de arroz
Un vasito de brandy
Media cucharadita de pimenton de la vera
Media cucharadita pequeña de colorante alimentario
2 tomates
6 o 7 dientes de ajo
Una cebolla
Una Ñora o carne de pimiento choricero (2 cucharaditas)
Azafran en hebra
Una cayena ( opcional o sustituir por pimienta molida)
1’5 litros de caldo de pescado
2 hojas de laurel
1 pimiento verde
Aceite de oliva
Sal

Procedimiento:

Lo primero que haremos es prepararlo todo, empezando por pelar, picar muy chiquito y reservar los dientes de ajo, la cebolla y el pimiento verde. El tomate tambien lo podeis picar, yo lo pelo y paso por la batidora. El siguiente paso es cortar y preparar el bogavante para lo cual hay varias formas de hacerlo, lo normal es quitarle las pinzas y hacerle un corte longitudinal desde la cabeza a la cola y abrir en dos, separando la cabeza del cuerpo. Si es muy grande el cuerpo se suele cortar despues en trocitos, aprovechando las anillas y pliegues de la piel. En mi caso como es medianito solo lleva la separacion de pinzas y cabeza y abiertas todo por la mitad, como se puede ver en las fotos. Golpeando con un mazo o reves del cuchillo en las pinzas para que se puedan abrir y pelar tambien. Otra cuestion a tener en cuenta es con qué abrir y preparar el bogavante, segun he leido por internet con el cuchillo nos soltara mucho jugo, el cual tendremos la precaucion de aprovecharlo para el guiso y si no tenemos cuidado podemos machacar y maltratar el producto, sin embargo me llamo la atencion un truquillo que vi y es hacerle los cortes con unas buenas tijeras de cocina, primero por un lado de la piel y una vez abierto se corta por el otro abriendose en dos, de esta manera se desperdicia mucho menos y se mantiene su jugo, como se suele decir sobre gustos colores.

Despues de dicha aclaracion procedemos a continuar con la receta, para lo cual el siguiente paso seria en una cazuela de hierro fundido añadiremos un buen chorreon de aceite de oliva y agregamos el bogavante cuando el aceite este bien caliente con la piel hacia abajo primero, pasado unos dos o tres minutos y cuando nos cambie de color le damos la vuelta, ya observareis el aroma que os deja en la cocina, pasados otros dos o tres minutos los sacamos y reservamos, en el mismo aceite y aprovechando el jugo que suelta pasamos a sofreir los ajos picados, cuando comiencen a dorarse añadimos la cebolla, seguimos pochando hasta que nos tome un color amarillo a trasparente, añadimos el pimiento verde y la guindilla o cayena (si no os gusta mucho el picante podeis sustituir dicho paso por una poca pimienta molida), seguidamente una vez bien hecho el pimiento añadimos las dos cucharaditas pequeñas de pimiento choricero (si lo que teneis es ñora tendreis que previamente haberlo hidratado en agua un par de horas antes y antes de agregarlo al guiso quitarle la piel, como es mucho mas laborioso yo opte por la pulpa de pimiento choricero, que la venden ya en botes).
Continuamos moviendo el sofrito y agregamos media cucharadita de pimenton de la vera y movemos seguidamente para que no se queme, sin pasarse en cantidad pues su sabor es muy intenso y camuflaria otros sabores, una vez bien integrado y sin que pase mucho tiempo añadimos el tomate triturado y las hojas de laurel, sofreimos el tomate unos minutos, sal al gusto sin pasarnos pues despues el caldo llevara su toque de sal, agregamos el vasito de brandy y lo flambeamos, para lo cual tendremos la precaucion de que no este la campana extractora encendida (para dicho guiso se puede flambear metiendole fuego o simplemente dejar que se evapore el alcohol).
Una vez quemado o evaporado el alcohol añadimos unas hebras de azafran, eso intensificara el sabor del arroz y le dara algo de color, a continuacion agregamos las gambas peladas e integramos con el sofrito durante unos minutos. Pasado dicho tiempo agregamos el arroz y sofreimos moviendolo de vez en cuando unos dos o tres minutos para que se selle el grano
(para dicho arroz recomiendan un arroz de grano redondo). A continuacion nos queda agregar media cucharadita de las pequeñas de colorante alimentario para darle ese toque mas amarillento del propio y clasico arroz, pero sin pasarnos pues ya toma un poquito con el azafran en hebra, seguidamente el caldo de pescado y cuando comience a hervir tomaremos en cuenta el tiempo para que pasado unos 12 minutos aproximadamente agregar el bogavante y su jugo previamente reservado, movemos de vez en cuando y cuando lleve unos 17 minutos apartamos, dejamos reposar tapado unos 3 minutos y listo para comer, hay que tener en cuenta que para que sea caldoso yo use por cada vaso de arroz seis vasos de caldo de pescado, con estas cantidades no fallara y os quedara caldoso. Espero que os guste y hasta la proxima.

Sopa castellana (al estilo segoviano)

Y para el tiempo fresco del otoño que entra os dejo una receta muy tradicional y antigua de nuestras abuelas, otra mas de la cocina casera de las de siempre. Sopa castellana o sopa de ajo, según me han comentado. Yo la he llamado al estilo segoviano pues me la enseñaron allí como la hacían. Hay diferentes recetarios en los que aparece muchas formas de hacerlas (hay quien le añade también lomo, chorizo panceta), yo os dejo como la hice y esta riquiiisima.

Ingredientes:

Unas lonchas de jamón o trocitos
2 huevos
Un chorreón de aceite de oliva
1 litro de caldo de pollo
Unas rebanadas de pan del día anterior
Una cucharadita de pimentón de la vera (yo use el agridulce)
7 o 8 dientes de ajos
Sal

Procedimiento:

Lo primero que haremos es picar muy chiquito los dientes de ajo, el jamón y reservar. Por otro lado tostaremos un poquito el pan, para ello y como siempre hacemos aprovecharemos esos trozos de pan del día anterior (si es pan de pueblo de buen miajon mejor), yo en este caso use pan de molde que es el que tenia en ese momento y esta igual de rica la sopa. Siempre en la linea de cocina de aprovechamiento. Una vez todo esto preparado comenzaremos a dorar los ajitos, para ello agregaremos un chorreón de aceite de oliva en una cazuela. Una vez que empiezan a dorarse sin que lleguen a quemarse que amargaría el sabor de la sopa agregamos los trocitos de jamón, rehogamos un poco sin parar de mover. Añadimos a continuación dos o tres de las rebanadas de pan a trocitos, continuamos moviendo y apartamos del fuego para agregarle la cucharadita de pimentón de la vera, movemos un poco con la precaución de que no se nos queme. Seguidamente volvemos a ponerlo en el fuego y cuando vaya a empezar a cocer agregamos el caldo de pollo (si no tenéis caldo podéis agregar unas pastillas de avecren en agua caliente), añadimos un par de hojas de laurel y dejamos hervir a fuego medio bajo durante unos 15 minutos. Una vez trascurrido dicho tiempo troceamos algo mas grande los otros trozos de pan y se lo agregamos, sal al gusto y batimos uno de los huevos y se lo añadimos, removemos un poco y el otro se lo agregamos sin batir, una vez que con el calor empiece tomar la clara el color blanco lo troceamos con la misma cuchara de madera. Y en unos minutos estará lista para servir. Todo un manjar, rico, sencillo y fácil de hacer.