Sopa castellana (al estilo segoviano)

Y para el tiempo fresco del otoño que entra os dejo una receta muy tradicional y antigua de nuestras abuelas, otra mas de la cocina casera de las de siempre. Sopa castellana o sopa de ajo, según me han comentado. Yo la he llamado al estilo segoviano pues me la enseñaron allí como la hacían. Hay diferentes recetarios en los que aparece muchas formas de hacerlas (hay quien le añade también lomo, chorizo panceta), yo os dejo como la hice y esta riquiiisima.

Ingredientes:

Unas lonchas de jamón o trocitos
2 huevos
Un chorreón de aceite de oliva
1 litro de caldo de pollo
Unas rebanadas de pan del día anterior
Una cucharadita de pimentón de la vera (yo use el agridulce)
7 o 8 dientes de ajos
Sal

Procedimiento:

Lo primero que haremos es picar muy chiquito los dientes de ajo, el jamón y reservar. Por otro lado tostaremos un poquito el pan, para ello y como siempre hacemos aprovecharemos esos trozos de pan del día anterior (si es pan de pueblo de buen miajon mejor), yo en este caso use pan de molde que es el que tenia en ese momento y esta igual de rica la sopa. Siempre en la linea de cocina de aprovechamiento. Una vez todo esto preparado comenzaremos a dorar los ajitos, para ello agregaremos un chorreón de aceite de oliva en una cazuela. Una vez que empiezan a dorarse sin que lleguen a quemarse que amargaría el sabor de la sopa agregamos los trocitos de jamón, rehogamos un poco sin parar de mover. Añadimos a continuación dos o tres de las rebanadas de pan a trocitos, continuamos moviendo y apartamos del fuego para agregarle la cucharadita de pimentón de la vera, movemos un poco con la precaución de que no se nos queme. Seguidamente volvemos a ponerlo en el fuego y cuando vaya a empezar a cocer agregamos el caldo de pollo (si no tenéis caldo podéis agregar unas pastillas de avecren en agua caliente), añadimos un par de hojas de laurel y dejamos hervir a fuego medio bajo durante unos 15 minutos. Una vez trascurrido dicho tiempo troceamos algo mas grande los otros trozos de pan y se lo agregamos, sal al gusto y batimos uno de los huevos y se lo añadimos, removemos un poco y el otro se lo agregamos sin batir, una vez que con el calor empiece tomar la clara el color blanco lo troceamos con la misma cuchara de madera. Y en unos minutos estará lista para servir. Todo un manjar, rico, sencillo y fácil de hacer.

Flamenquines y sanjacobos de pollo (sin gluten)

Hoy vuelvo con una receta muy típica cordobesa, Flamenquines y sanjacobos caseros de pollo (sin gluten). Aunque el relleno de estos en concreto llevan algo mas. Básicamente como podéis ver mas adelante el flamenquin es un rollito de carne con jamón por dentro. Pero como sobre gustos no hay nada escrito pues hay quien también le añade pimiento tanto rojo como verde, queso, gambas, chorizo, salchichas…etc etc. Yo estos de pollo es la primera vez que los hago, lógicamente al ser casero no es un rollito perfecto por todos los lados iguales, pero realmente lo que interesa es que no se deshaga y que este rico rico, estos os garantizo que han salido bueniisimoos. Además una vez mas y debido a la intolerancia al gluten en casa están hechos para los celiacos. Si no tenéis ese inconveniente pues solo cambiar algunos ingredientes por otros, es decir usar harina de trigo normal y pan rallado normal. Os dejo como siempre todo su paso a paso.

Ingredientes:
Unos filetes de pechuga de pollo (lo mas grandes posible)
3 huevos batidos
Harina sin gluten (yo use la de Beiker preparado panificable)
Pan rallado sin gluten (yo use de la marca panceliac)
Sal
Unas lonchas de jamón ibérico
Un tranchetes de queso Light por sanjacobo o flamenquin
Salchichas (opcional para el relleno)

Procedimiento:
Lo primero que haremos tanto para los flamenquines como para los sanjacobos es preparar la carne, ya os digo que use pechuga de pollo, pero también lo podéis hacer con otro tipo de carne, como por ejemplo cinta de lomo o de ternera….. Eso lo dejo a vuestro gusto.

Bien lo primero es usar un mazo para golpear la carne y extenderla, abrimos a modo de librito los filetes de pollo y entre bolsa de plástico que desliza mejor vamos golpeando y dejando la carne lo mas fina posible, le añadimos una poquita de sal, una vez todas preparadas pasamos a ir rellenando los sanjacobos, así que iremos colocando en la mitad de la base los trozos de lonchas de jamón y el tranchete de queso, para doblar por encima del queso el otro medio trozo de carne, como si estuviéramos cerrando un libro, procuraremos que el relleno no se salga de la carne para que nos pegue mejor un trozo con otro de carne. Ahora necesitaremos tres platos anchos. Por un lado pondremos en un plato harina (en mi caso la de sin gluten), batimos en otro plato los huevos, y en el tercero colocaremos el pan rallado. Una vez hechos los sanjacobos lo siguiente que haremos es pasarlos por harina, por ambos lados y los reservaremos unos minutos. Después los pasamos por el huevo batido y para finalizar por el pan rallado. Procuraremos hacerlo con cuidado por los bordes para que no se abran, hay quien le gusta darle dos pasadas iguales por el huevo y pan rallado, tambien hay quien no los pasa por harina y los emborriza directamente por huevo y pan rallado. Llegado este punto ya estarán listos para freír en aceite de oliva muy caliente o bien en freidora o en una sarten ancha. Lo pasamos vuelta y vuelta hasta que se doren y listos para comer.
La misma operación se hace con los flamenquines, abrimos el librito ya estirado a lo ancho, colocamos unas tiras de las lonchas de jamón, si queréis y os gusta pues se le pone unos trozos de tranchetes de queso y de pimiento rojo a tiras, si queréis hacer los clásicos y famosos flamenquines cordobeses solo con jamón. Una vez colocado el relleno vamos enrollando procurando que vaya bien ajustado hasta el final, hasta que se quede un cilindro. Procuraremos que los bordes estén algo vacíos para remeterlos y redondearlos. Y llegado este punto hacemos lo mismo que con los sanjacobos, los pasamos por harina, después por el huevo y por ultimo por el pan rallado. Una vez hechos todos estos pasos podéis o bien congelarlos para otros días o freírlos en abundante y muy caliente aceite de oliva. Aunque tiene su trabajo merece la pena, la recompensa de poder degustar un buen y casero sanjacobo o flamenquin. Un plato muy típico de mi tierra, el cual algo limitado en los bares y restaurantes sino tienen cocina para celiacos. Ya lo podéis hacer en casa…..

Tortilla de tagarninas (sin gluten)

Y para seguir con otra receta de tagarninas y ponerlas de otra manera, os dejo la receta de tortilla de tagarninas, un sabor exquisito y que muchos cuando la prueban coinciden y comentan….mejor que la de esparragos. Por supuesto sobre gustos colores. Ya comente en otra ocasion que es una planta que suele crecer silvestre en el campo y que es una planta rastrera, crece a lo ancho y pegada al suelo, de ahi que tenga maucha tierra pegada. Yo os dejo el paso a paso y ustedes direis si teneis la ocasion de probarla.

Ingredientes:

Unos manojos de tagarninas
Una cebolla mediana
un diente de ajo (opcional)
4 huevos
Aceite de oliva
Sal

Procedimiento:

Lo primero que haremos es preparar las tagarninas, un trabajo lento pero cuando a uno le gusta la cocina no le importa echar el tiempo que haga falta cuando al final se obtiene exito en el resultado. Para ello con abundante agua para quitar la tierra y quitandole todos los posibles pinchitos que le hayan podido quedar, seguidamente una vez bien limpias se cortan a trocitos de un par de dedos aproximadamente. A continuacion las ponemos a hervir hasta que se pongan tiernas, depende de lo grandes que sean se llevara mas o menos tiempo. Una vez pasado el tiempo necesario y tiernas las escurrimos y reservamos. Por otro lado picamos la cebolla a trocitos chiquitos y la pasamos por un poco de aceite para pocharla, si os gusta con ajo pues tambien se le puede añadir en este punto el diente picadito. Una vez pochado se le añaden los trozos de tagarnina, sal al gusto, y se sofrien unos minutos, mientras por otro lado batimos los huevos y mezclamos todo. Por ultimo ya solo nos quedara hacer la tortilla, vuelta y vuelta hasta que este a vuestro gusto. Todo un manjar el cual os aconsejo que degusteis si teneis ocasion.

Tagarninas revueltas (sin gluten)

 

Hoy toca otra receta que se viene guisando desde hace muuchos años. Hoy haremos tagarninas revueltas. Quizas antes en la epoca de la posguerra no con tantos ingredientes como hoy dia pero si me cuentan que era muy socorrida en las casas, es una planta que crece en el campo silvestre por la zona mediterranea donde no haya muchas heladas, una planta rastrera que suele crecer a lo ancho y tiene espinas, conocida tambien como cardillo o cardo de olla, pero por andalucia se le llama tagarnina. Hay muchas maneras de guisarlas, revueltas, en tortilla, esparragadas, y en los guisos de potaje o cocidos..etc etc. Lo que antes era una verdura para salir del paso hoy dia se ha convertido en un plato de lujo en algunos restaurantes, segun me han comentado. Yo como siempre os dejo mi paso a paso.

Ingredientes:
Tagarninas (depende de los comensales)
Unos trocitos de chorizo
Unos trocitos de jamon iberico picado
Unos pocos de piñones crudos (opcional)
Una cucharadita de comino
Una poca de pimienta molida
Una cucharadita de pimenton dulce
Una poca de albahaca picada (opcional)
Un vasito pequeño de vino blanco
6 dientes de ajo
Una cebolla mediana
Un tomate triturado
Un vaso grande de caldo de haberlas hervido
4 huevos
Aceite de oliva
Sal

Procedimiento:
Lo primero que haremos es lavar bien las tagarninas una vez quitadas las hojas, es decir nos quedaremos solo con el tronquito, y lo cortaremos a trocitos pequeños como de un par de dedos, como si de esparragos se tratara, hay que darle varios lavados ya que es una planta muy pegada al suelo y suele tener mucha tierra, por eso el insistir en lavarlas muy bien unas pocas veces hasta que veamos que el agua esta limpia. Uno de los trucos que vi en la tele es una vez ya cortadas y tras varios lavados dejarlas en un recipiente grande con agua, como los trozos de tagarninas flotan a la hora de cogerlas para guisarlas las iremos cogiendo con cuidado de la parte superior y asi la posible tierra que le quedara se quedara en el fondo. Bueno una vez que estan preparadas, limpias y cortadas las ponemos a hervir durante media hora aproximadamente. Yo las hago asi, hay quien las deja en crudo y las cuece directamente con el sofrito, yo las hervi un poquito pero sin llegar a dejarlas tiernas del todo para que terminen de ponerse tiernas con el resto del guiso y aliños. Bien mientras estan hirviendo con una poca de sal vamos preparando y cortando muy chiquito los ajos, la cebolla, el jamon, y el chorizo, si teneis y quereis preparais tambien un puñaito de piñones limpios y en crudo. Llegado este punto comenzaremos sofriendo los ajos en un chorreon de aceite de oliva, seguidamente añadiremos la cebolla he iremos removiendala hasta que tome un color amarillanto a trasparente, una vez hecha agregamos los trocitos de chorizo y jamon, mezclamos un poquito y añadimos tambien los piñones, una vez todo bien integrado añadimos el tomate picado o media lata del que hay ya triturado, una vez que ya esta el tomate frito añadimos escurridas las tagarninas hervidas anteriormente, y vamos rehogando todo con el vasito de vino blanco. A continuacion pasado unos minutos añadimos las especies, para ello comenzamos añadiendo una poca de pimienta molida, seguimos con una cucharadita comino, otra de pimenton dulce, opcional se le puede añadir albahaca molida o fresca picada, le da un gusto muy bueno…. Volvemos a mezclar todo bien y añadimos el vaso grande de agua de haberlas hervido (siempre sera mejor que agua del grifo) hasta que se pongan tiernas y se reduzca el caldo. Se prueban y rectifican de sal, teniendo en cuenta que llevan chorizo y jamon hay que tener cuidado. Bien llegado este punto ya solo nos queda depende de la cantidad y comensales agregarle unos huevos y mezclarlos con la idea de que se rompan y cuajen con la verdura y el calor. Una vez todo bien mezclado estara listo para comer. Todo un manjar el cual quiero deciros que es la primera vez que las hago y no sera la ultima seguro… Probarlo y ya nos contareis.

Arroz con leche a la crema catalana (sin gluten)

Bueno pues la siguiente receta para mi colección es arroz con leche a la crema catalana (sin gluten). Desde que vi esta receta pensé que debería estar bueniiisima. Y la verdad que me sorprendió su rico sabor, que mezcla de sabores….os recomiendo que si tenéis ocasión que la hagáis. Os dejo como siempre su paso a paso. Esta receta esta hecha con la thermomix. Pero con un poco de imaginación y cambiando algunas cosas se puede hacer por supuesto de forma tradicional aunque se tarde mas tiempo. Las cantidades que os pongo son mas bien para dos o tres personas, con lo cual para la próxima vez duplicare la cantidad para que haya para mas veces…jjjj

Ingredientes:

65 gr de arroz
475 ml de leche desnatada (o la que tengáis)
70 gr de azúcar
2 yemas de huevo
1/2 piel de limón
1/2 ramita de canela en rama
15 gr de maizena
azúcar para la presentación quemada con soplete (opcional)

Procedimiento:

Lo primero que haremos es poner la mariposa en la thermomix y añadir 325 ml de leche, con la piel del limón y la canela. Programar 5 minutos velocidad 1 temperatura 90 grados. Pasado este tiempo añadimos los 65 gramos de arroz y programaremos 20 minutos, velocidad cuchara, temperatura 90 grados y giro a la izquierda. Una vez trascurrido dicho tiempo agregamos 40 gramos de azúcar y lo dejaremos unos 2´30 minutos, velocidad cuchara y 90 grados de temperatura. Llegado este punto reservamos el arroz en un recipiente, le quitamos la piel del limón y la canela y sin lavar el vaso para que coja algo de sabor añadimos las dos yemas de huevo, 150 ml de leche, 15 gramos de maizena y 30 gramos de azúcar para hacer la crema catalana. Para ello programamos 5´30 minutos, velocidad 2 (ya sin la mariposa) y 90 grados de temperatura. Una vez finalizado el tiempo dejar unos dos minutos mas sin temperatura, solo velocidad 2. A continuación se mezcla bien la crema catalana con el arroz y lo repartiremos en el recipiente que vayamos a usar para servirlo teniendo la precaución de taparlo con film trasparente tocándolo para que no se nos reseque y cree capa. Unos minutos antes de servir si disponéis de soplete para cocina cubrir con abundante azúcar y quemarla para que se quede esa capita crujiente y de color. Ya os digo que es una mezcla de sabores que merece la pena si tenéis ocasión y ya me contareis.

Para los que no dispongan de thermomix simplemente se trataría de hacer por un lado el arroz con leche con las mismas cantidades en un recipiente al fuego y por otro la crema catalana, simplemente teniendo la precaución de no dejar de moverlo para que no se os pegue. El siguiente paso ya es el mismo, el taparlo y quemarlo con el soplete.

Papas al peloton

Hoy toca otra receta de las faciles y sencillas, otra receta sin gluten ya que si nos fijamos todos los ingredientes son naturales y sin gluten, no hay posibilidad de contaminacion cruzada con otros alimentos. Seguramente la conozcais de muchas formas y tambien admite muchos ingredientes. Papas al peloton, hay quien le llama simplemente patatas con huevos. Os dejo como siempre la receta de como lo hacemos nosotros en casa. Lo normal es freirlas en una sarten o freidora en aceite de oliva bien caliente pero nosotros usamos el microondas (el de la marca whirlpool nuestro trae una funcion que se llama crisp, la cual usa una bandeja-sarten especial y se asemeja muuucho a lo frito con muy poco aceite, con lo cual sera menos calorico). Pero sino disponeis de este micro pues de forma tradicional como siempre en la freidora.

Ingredientes:

5 o 6 patatas medianas (segun los comenzales)
3 pimientos verdes
Unas lonchas de jamon iberico
4 huevos
Aceite de oliva
Sal

Procedimiento:
Lo primero que haremos es lavar y cortar a rodajas finitas las patatas, cortaremos en juliana los pimientos y a taquitos las lonchas de jamon. En mi caso con un pequeño chorreon por encima de aceite de oliva y una poca sal bastara para meterlas en el microondas, funcion crisp y aproximadamente 20 minutos estaran las patatas como las recien sacadas de una freidora. Cuando le falte unos cinco minutos a las patatas le ponemos por encima las tiras de pimientos verdes. Por otro lado freimos casi a la plancha los huevos fritos siempre evitando el exceso de aceite (como es la costumbre que tenemos en casa). Y ya lo que nos queda es colocar los huevos por encima de las patatas y pimientos y ponerle por encima los trocitos de jamon iberico. Hay quien le gusta el jamon con un punto de calor y hay quien lo frie un poquito, a nosotros nos gusta natural. Como veis facil de hacer y suele ser un plato que le gusta a todo el mundo.

Revuelto de esparragos y champiñones (sin gluten)

Otra receta de verduras que esta muy rica y facil de hacer. Revuelto de esparragos y champiñones. Otra receta que como siempre digo puede admitir muchas variantes, siempre podreis cambiar o añadir algun ingrediente, segun lo que tengais por casa.

Ingredientes:
Dos manojillos de esparragos verdes
Una cebolla
Una lata de champiñones laminados
Unas lonchas de jamon serrano
Dos huevos
Aceite de oliva
Sal
Pimienta molida (opcional)

Procedimiento:
Lo primero que tendremos que hacer es cortar a trozos los esparragos (siempre la parte tierna, yo suelo doblarlos por donde mas o menos quiero cortarlos y dejo que se partan solos en cuanto al doblarlo no se rompa eso ya estara duro), una vez todos los esparragos cortados los pondremos a hervir en agua hasta que se cuezan y se pongan tiernos. Mientras tanto vamos cortando a trocitos las lonchas de jamon y la cebolla. Una vez tiernos los esparragos y apartados del fuego y escurridos del agua empezaremos sofriendo la cebolla en un poquito de aceite de oliva, cuando ya tenga un color doradita añadimos los esparragos, los vamos sofriendo y mezclando con la cebolla, añadimos sal al gusto y una poquita pimienta molida si se quiere sino pues solo sal, cuando ya estan los esparragos casi hechos le agregamos la lata de champiñones laminados y los trozos de jamon, mezclamos todo bien y ya casi al apartarlo del fuego le agregamos los huevos por encima y apagamos el fuego, rompemos y mezclamos bien los huevos ya con solo la calor que tiene el propio guiso para que se quede mas jugoso y no se quede el huevo demasiado hecho como si fuera tortilla, de esta manera tendra un color blanco y no amarillento. Para mi gusto esta mas sabroso asi, pero como siempre digo sobre gustos colores. Otra variante podria ser los champiñones frescos en vez de lata, añadirle unos dientes de ajo al sofrito, añadirle unos guisantes..etc etc todo lo que se os ocurra y os guste. Asi es una receta sencilla y rapida de hacer.